El Bullying mata

      Hoy vuelve a ser noticia el acoso escolar por orientación sexual e identidad de género. Casi un año después, empiezo un artículo de opinión con las mismas y tristes palabras. Hace apenas unos días el Observatori Contra la Homofobia (OCH) denunciaba que el bullying ya es la tercera agresión más denunciada en las aulas catalanas.

     “Papá, mamá… espero que algún día podáis odiarme un poquito menos. Yo no aguanto ir al colegio y no hay otra manera para no ir”. Estas fueron las últimas palabras que escribió Diego, un menor de 11 años, antes de tirarse por un balcón en su casa en Leganés y poner fin a su vida.

     Pero no hace falta irse tan lejos para vivir una tragedia de este tipo. Hace exactamente un año, a poco más de una hora en coche de Tarragona, concretamente en Rubí, un menor transexual de 17 años se quitaba la vida por transfobia. Se llamaba Alan, contaba con todo el apoyo de su familia, amigos y la asociación Chrysalis. Logró incluso que un magistrado autorizara su cambio de nombre en el DNI pero no fue suficiente para sobrellevar el acoso al que se veía sometido. ‘Asesinato social’, así catalogó su madre los hechos.

     Y la vergüenza, la frustración y la indignación continúan: “Hola. Os voy a explicar lo que me molesta y me enfada: que me hagáis burla, que me digáis cosas feas, que utilicéis palabras de insulto, que escribáis cosas feas de mí, y sobre todo que os riáis de mí”. Se trata de la carta de un niño catalán de 8 años hacia sus compañeros de clase, hecha pública hace unos días por el OCH.

WhatsApp Image 2017-01-07 at 12.40.14.jpeg

     ¿Qué está pasando en nuestra sociedad?, ¿qué clase de valores se están transmitiendo a los niños para que este tipo de violencia siga existiendo?, ¿cómo puede ser que la principal solución ante el bullying sea que los padres cambien de centro a sus hijos? Y lo que es aún peor, ¿cómo puede ser que aún cambiando de centro al menor, la historia se repita?

     Ya sé que es navidad y que el mensaje políticamente correcto debería ser otro pero no quiero terminar el año sin recordar que la LGTBIfobia mata, especialmente en las aulas; que debemos ‘educar’ a esta sociedad para visualizar lo que es normal: la diversidad. Y para que ningún niño de 8 años o de la edad que sea tenga que volver a escribir que “todas estas cosas me hacen sentir mal, triste, enfadado y solo. Siento que no tengo amigos y amigas y no me gusta. Yo quiero ser amigo vuestro. Me gustaría sentirme más bien”.

Jose Cuadrado

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s